Desde hace más de un Siglo – 103 años para ser precisos – una cantidad considerable de compatriotas, celebran al otro día de “Reyes”, su cumpleaños. No somos millones, pero tampoco un puñado.

Los “Picapiedras” somos lo que somos. Hombres y mujeres comunes, sencillos. Humildes trabajadores y obreros. Apasionados por nuestros colores y orgullosos de nuestra historia. Un canto a la vida y al fútbol, nuestra pasión en rojo y verde.

Desde la lejana rambla de la Aduana donde nacimos, pasando por la Aguada y aquerenciados definitivamente en la Villa, hemos aprendido a querer ¨hasta la muerte¨ a nuestro Rampla. Miles de compatriotas desparramados por nuestro país y centenares en el mundo, vibramos cada día de partido con la suerte de nuestro equipo. En el triunfo o en la derrota, por encima de las alegrías o de las tristezas, fuimos y seguiremos siendo leales al legado de Nuestro Himno: “Nobleza para ganar y frente altiva por saber perder”.

Podemos reírnos hasta las lágrimas de nosotros mismos y sufrimos, como propias, las injusticias. Solidarios con los que necesitan, porque tenemos memoria y gratitud hacia quienes, en más de una oportunidad, han sido solidarios con nosotros.

¡Son 103 años recorridos a puro pulmón! Han sido 103 años de asumir el compromiso de contribuir a mejorar la calidad de vida de miles de personas para que practiquen un deporte y tengan vida social. Para sacar a niños y jóvenes de la calle y del flagelo de las adicciones.

El mejor regalo, el más apreciado, es el abrazo de la hinchada y de los simpatizantes. A toda la gran familia del “Viejo Rampla”. Desde la “Fortaleza” hasta el rincón más lejano de nuestro querido Uruguay y a la diáspora de ramplenses lejos del país.

Nuestro reconocimiento a quienes dentro y fuera de los campos de juego, nos distinguieron con su jerarquía y ejemplo de adhesión a nuestros colores, símbolos del coraje y de la esperanza.

Pobres económicamente sí, pero dignos. No sentimos vergüenza cuando “Pedimos un Peso” a cada hincha y vecino para que nuestro equipo entre a la cancha a competir, ¡pero jamás votaremos contra nuestros principios, aunque nos tengan contra las cuerdas!

No somos la mitad más uno. ¡Pero en 103 años somos parte de la mejor historia de nuestro fútbol, de esa que nadie puede contar sin hacer mención al Bravo Rampla! Gloria eterna al “Indio” Pedro Arispe; al “Pulpo” Enrique Ballestero, al “Guiyan” William Martínez, a la “Bordadora” Ramón Cantou y a todos quienes que hicieron grande a nuestro Club.

A todos ellos, a todos ustedes, a nuestra querida hinchada, muy pero muy Feliz cumpleaños. Gracias por estar siempre.

¡Vamos por más!

 

Comisión Directiva, enero de 2017

944301_468492729938164_430311066_n-1